Aprende aquí todo lo relacionado con el slow cooking, sus beneficios y cómo puede aportar a tu vida. ¡Tus recetas quedarán suaves, deliciosas y saludables!

¿Alguna vez has escuchado hablar del “slow cooking”? Si no sabes muy bien lo que esto significa, aquí te lo vamos a explicar para que aprendas una magnífica técnica culinaria que tiene muchos beneficios.

La cocción lenta, también conocida como slow cooking, es una forma de cocinar los alimentos durante un período prolongado a baja temperatura, aproximadamente 95 °C. Esto permite que la comida quede con un sabor mucho más intenso y una textura realmente suave, además de conservar mejor las propiedades y beneficios de los alimentos.

Aunque la cocción lenta es algo bastante sencillo, tradicionalmente el slow cooking solo se podía lograr en ollas “crock pot” o slow cookers. Estos electrodomésticos especiales permiten que la temperatura vaya aumentando de forma muy lenta y gradual. Pero hoy en día, hay ollas multifunción, como Multichef, que permiten cocinar alimentos de diversas maneras en un mismo aparato.

¡Y es que en esta olla se puede preparar casi cualquier cosa! Los platos clásicos como carne desmechada y costillas, o los granos como fríjoles y lentejas, son muy populares en preparaciones slow cooking, ya que las carnes quedan jugosas y la verdura no pierde su alto aporte nutricional. Las opciones son infinitas: garbanzos, pollo, sudado, sancocho y más. Piensa en lo que cocinarías en una olla normal a fuego lento; puedes hacerlo también en slow cooking. ¡Sé creativo!

Lo que pocas personas saben es que con esta forma de cocción también se pueden hacer mermeladas de frutas, yogurt, tortas, flanes y más. Conoce aquí las más deliciosas recetas para preparar en tu olla eléctrica.

 

Beneficios del slow cooking

Son muchos los beneficios que puede aportar el slow cooking a tu vida. Aquí te explicaremos los principales para que te sientas seguro de comenzar a utilizar esta técnica.

 

    • El slow cooking te ahorra mucho tiempo, pues puedes poner tu olla a cocinar antes de irte a dormir y en la mañana tendrás la preparación lista y sin preocupaciones. Con Multichef, por ejemplo, puedes programar la olla para que comience a trabajar en determinado momento.
    • Las carnes, aves y pescados que tienen tejidos y grasa o que se consideran duras, quedan deliciosas y se deshacen en la boca; las verduras quedan enteras y blandas. Además, al cocinar los ingredientes sin alcanzar altas temperaturas, los alimentos conservan mejor sus nutrientes.
    • Aunque la cocción de los alimentos tarda horas, el slow cooking consume poca energía, ya que trabaja a temperaturas bajas que se alcanzan y mantienen sin necesidad de utilizar mucha potencia. Así que no te preocupes, puedes preparar muchas recetas cada semana y eso no se verá reflejado en tu factura.
    • La mayoría de las veces, el slow cooking permite cocinar sin tener que vigilar la olla o estar presente. Además, las recetas se preparan sin quemarse y sin tener que revolverse.

 

Ahora que conoces lo más importante sobre el slow cooking, puedes comenzar a preparar deliciosas recetas con ayuda de Multichef y su función de cocción lenta. ¡El resultado te sorprenderá!

Únete a nuestro grupo en Facebook o síguenos en Instagram para que conozcas más sobre las posibilidades de Multichef. Aprenderás recetas fáciles y trucos para cocinar como todo un experto.